Axiare Patrimonio agrega a su cartera de activos de alta rentabillidad 17.000m2 de oficinas y más de 115.00m2 de instalaciones logísitcas.

Con estas cuatro operaciones Axiare Patrimonio ha adquirido un total de seis edificios: uno destinado al alquiler de oficinas y el resto a centros logísticos. La Socimi está trabajando activamente en la conclusión de varias operaciones que, siguiendo su política de inversión, pasarán a ampliar su cartera de activos inmobiliarios ‘prime’ en España.
 

El inmueble de oficinas, se encuentra en el eje empresarial, de la autopista A-1 entre Madrid y Alcobendas, Arroyo de la Vega, en donde se concentran las sedes de numerosas empresas asentadas en la capital y cuenta con una superficie alquilable de más de 17.000m2. Asimismo, Axiare Patrimonio ha cerrado tres operaciones logísticas que suman en total más de 115.000m2 de superficie alquilable.

Estas adquisiciones se dividen en una operación de compra de un portfolio compuesto por dos naves situadas una en el corredor industrial entre Madrid-Barcelona y otra en Sevilla, y otras dos adquisiciones de tres naves logísticas de reciente construcción localizadas también en el eje entre Madrid-Barcelona.

Todos los edificios logísticos están alquilados al 100% y cuentan con inquilinos con contratos de larga duración.Los activos adquiridos por Axiare Patrimonio se encuentran en zonas muy consolidadas y con alto valor añadido, gracias a los excelentes niveles de servicios, vías de comunicación y accesos con los que cuentan y que repercuten de forma positiva en la estabilidad de los niveles de renta previstos para los próximos años.Según Luis López de Herrera-Oria, consejero delegado de Axiare Patrimonio, “estamos muy satisfechos con las operaciones que acabamos de cerrar y muy comprometidos en la negociación de varias nuevas oportunidades de inversión.

Creemos que la compañía está muy bien posicionada para capitalizar las extraordinarias oportunidades  de uso terciario que presenta el sector inmobiliario español”Los asesores inmobiliarios de las operaciones han sido CBRE y Cushman&Wakefield, mientras que el asesor técnico ha sido PWC y la asesoría legal ha estado a cargo del despacho Gómez-Acebo&Pombo.